Opiniones de clientes

Tener la gran oportunidad de encontrar un terapeuta que cure, cuando realmente lo necesitas, es como tener un dolor físico tremendo, y tomar la medicina adecuada. Después de la segunda cesárea que me hicieron, ya sabía qué clase de dolor me esperaba, y pedí perfusiones directamente en la columna, porque sabía que las intravenosas no hacían efecto.

Es así como ha sido el proceso con Catalina; cada sesión lograba apaciguar el dolor, y poco a poco me hacía entender dónde estoy, y a que obstáculos debo enfrentarme para conseguir estar en paz conmigo misma. He sentido en ella, como terapeuta, aquella compañera de viaje que he necesitado para luchar con cada uno de estos obstáculos: me ha ayudado de una manera muy empática y efectiva a la vez, a conocerme a mí misma, a luchar con mis debilidades, sin esperar milagros de un día a otro.

Cuando entregas tu intimidad a un psicoterapeuta es esencial que no defraude tu confianza. Antes había trabajado durante casi dos años con un terapeuta (tras una depresión postparto), y ni tan solo llegué a sentir que habíamos empezado de verdad el proceso de cura. Catalina, no obstante, ha tenido siempre la medicina que yo necesitaba, y lo mejor, es que en realidad me hacía a mí darme cuenta de que es aquello que necesito y cómo conseguirlo.
Es realmente una terapeuta talentosa, tiene un don…

L. 33 Años

El procés que he fet amb Catalina m’ha ajudat a treure a la llum totes les pors que tenia i que no podia explicar a ningú. M’ha ajudat a ser conscient de la situació en la que em trobava, a entendrem jo mateixa, a tindre paciència, a perdonar, a saber com actuar, a estar mes segura de mi mateixa i a valorar mes coses que potser abans no valorava prou.

Davant del procés m’he sentit escoltada, he rebut molta empatia per part seva, i això m’ha ajudat a obrir-me, a dir el que realment pensava. Han estat unes sessions on m’he trobat molt a gust, molt recolzada.

En relació a la professionalitat de Catalina, el que puc dir es que crec que és una excel·lent professional. Jo també estic en un mòn de professionals lliures, i crec realment que fa una molt bona feina, es tècnica, aplica els seus coneixements a les sessions, però a la vegada es persona, te empatia (això no vol dir donar la raó), i molta sensibilitat, i ambdues combinacions fan que tot el procés hagi anat genial.

C., 49 años

La meva ansietat generalitzada i suportada sense ajuda durant molt de temps va acabar derivant en episodis esporàdics d’atac de pànic en llocs i situacions quotidianes. Això em va fer començar a viure angoixat i amb molta por de que es tornessin a repetir les situacions de pànic extrem. Com a conseqüència vaig començar a deixar de fer coses que m’agradaven molt. Viatjar, anar al cinema, teatre, restaurants…. Va ser aleshores quan vaig decidir que necessitava ajuda per tal de recuperar la meva vida.

Mai havia necessitat l’ajuda d’un psicòleg, i si soc sincer n’era bastant escèptic, però ara puc dir que em va ser de molta ajuda i que començar la terapia amb la Catalina ha sigut una de les millors decisions que he pres mai.

D’inici vaig trobar la complicitat que necessitava i poder compartir el meu problema em va alleugerir molt. La Catalina em va donar molta informació i em va ajudar a entendre que tot el que em passava tenia solució i que aquesta era dins meu. Només calia la voluntat de solucionar-ho i seguir un programa concret d intervenció. Poc a poc, i seguint el programa, vaig aconseguir tornar a fer totes les coses que tant enyorava.

Durant el procés, en tot moment m’he sentit acompanyat per la Catalina. Ella sempre ha estat disponible i quan he tingut algun dubte perquè el meu cap em volia fer veure coses que no eren certes ella se n’ha encarregat de fer me veure les coses amb objectividad.

La Catalina m’ha trasmès des de el primer dia molta calidesa, complicitat i comprensió. Crec que està molt ben formada, gaudeix de la seva feina i es molt exigent amb si mateixa. Es nota que s’esforça per assolir els resultats esperats en el menor temps possible. Es divertida, quan toca, però alhora encara els temes amb rigor, dades i documentació. Té molta facilitat pels idiomes.

E., 41 años

Catalina, es una profesional que me inspiró confianza al contarle mis problemas, cercana y sin la sensación de ser juzgada. Creamos empatía.
En menos de 10 sesiones empecé a sentirme mejor, salía de la consulta con la sensación que me había quitado una parte de mi carga y así poco a poco empecé a asimilar todo lo que me había pasado.

Agradecerle mi terapia que ha sido muy positiva. No dudaría en volver si lo necesito.

A., 53 años

Em trobava en un moment personal molt baix, després de la pèrdua d’un familiar molt proper, la manca de son des de feia molt de temps i la separació de la meva parella (i mare dels meus fills).

Patia un trastorn psicòtic i depressiu, tractat amb medicaments pel psiquiatre del centre de salut, però sense canvis a millor.

Des de la meva primera visita amb la Catalina, vaig percebre que entenia molt bé el meu procés i em va reconfortar molt, em proposava exercicis personals, eines per organitzar les idees, i fer-me entendre que el meu procés és temporal i que passarà.
Catalina em va fer sentir molt còmode i relaxat, això va fer que m’obris sense pors ni amagatalls i amb molta esperança. Factors que crec decisius per la meva recuperació.

Lo que mes destacaría de Catalina com a profesional es sens dubte, l’empatia, el saber que era capaç de posar-se al meu lloc sense perdre el rol de terapeuta. També la subtilitat, anar amb molt de conte per entrar en la meva persona amb permís, confiança i sense sentir-me envaït.

Moltíssimes gràcies pel teu gran treball, Catalina ets una gran professional i gran persona.

P., 48 años

Acudí con Catalina para tratar un problema de ansiedad que afectaba profundamente mi vida. El proceso que ella me brindó fue sumamente efectivo para paliar este problema, y es que las herramientas, las técnicas, las reflexiones, no se quedaban en la consulta, sino que seguían haciendo efecto en mi día a día, en todas las áreas de mi vida.

Creo que el efecto que tuvo el proceso fue en gran parte gracias al profesionalismo de Catalina quien se adecuó favorablemente a mis tiempos y circunstancias. Yo había hecho otros dos procesos terapéuticos, pero jamás me había encontrado una terapeuta tan entregada a su profesión. Creo que el profesionalismo se reflejaba en cada momento y en cada etapa del proceso, en el interés que demostraba, en todas las técnicas y herramientas que me daba…

No obstante, creo que lo que más destacaría de ella, más allá de la parte técnica, es su GRAN CALIDAD HUMANA Y SU EMPATIA, que propició un ambiente de total confianza y cordialidad, condiciones básicas para atender este tipo de problemas.

M., 26 años

La terapia que realicé con Catalina me ayudó en volver a confiar en la terapia psicológica.

Entré en su consulta muy baja de energía, de ganas de vivir en general y logré rehacerme lo suficiente como para reunir fuerzas y pasar a la siguiente etapa.

Nuestro proceso me ayudo a ordenar ideas, a poner algunas cosas en su sitio, a dejar de sentirme culpable, a perdonarme unos cuantos errores y a darme permiso a quererme. Al inicio del proceso, me sentí retada; mi historial con terapeutas no era bueno. Y ya en la segunda sesión, confiaba en el proceso que establecimos. Me sentí suficientemente cómoda como para aprovechar el tiempo y atreverme a salir de mi zona de confort.

​Al principio me sorprendió el ritmo que marcaba, no tenía claro si avanzábamos. Más adelante comprendí que marcaba la velocidad adecuada a mi proceso.

También destaco que no juzga. Debería ser así siempre, pero no ha sido lo que he encontrado con otros terapeutas.

Y también la cercanía, la empatía y la forma de transmitir que la persona que tiene delante le importa.

L., 49 años

Cuando solicité ayuda me encontraba en una situación insostenible de angustia debido al entorno laboral.

El proceso que realicé con Catalina me ayudo a racionalizar y relativizar esta dinámica laboral poniendo cada situación en su justa medida, quitándome presión y responsabilidad de las situaciones que no dependían o eran consecuencia de mi trabajo. Me ayudaron muchísimo las técnicas de relajación que aprendí durante el proceso.

Por mi forma de ser y por cómo se sigue desarrollando mi actividad laboral, seguiré teniendo un punto de preocupación, pero no obstante, la sensación después del tratamiento ha cambiado mucho, ahora las sensaciones no son de angustia, sino más bien de cierta preocupación justificable ante los problemas que siguen surgiendo (y que no está en mis manos que desaparezcan).

Durante el proceso me sentí cómodo en todo momento, me sentía comprendido y a la vez capaz de llegar a conclusiones de cómo revertir la situación.

Lo que más destacaría de Catalina como profesional, es la empatía, el trato cercano y cálido, lo fácil que fue la comunicación, ese saber cómo llevar la conversación para hacerme llegar por mí mismo a la conclusión de manera natural y rápida.

X., 42 años

Asistí a terapia con Catalina por un caso de depresión y ansiedad, acompañados de fantasías suicidas.

Desde el principio captó mi atención su profesionalismo e increíble capacidad para comprender mi estilo individual al momento de expresarme. Su gran empatía permitió que navegáramos rápidamente distintas hipótesis hasta gradualmente permitirme ir descubriendo los orígenes de aquello que ocasionaba los síntomas por los que finalmente decidí asistir a terapia. Catalina me dio las herramientas para ir comprendiendo por mí mismo elementos claves en el proceso terapéutico.

Si tuviese que describir mi experiencia en terapia con Catalina sólo puedo decir que literalmente cambió mi vida y me inspiró a querer eventualmente poder hacer algo similar por otros que, al igual que yo antes de hacer terapia, están sufriendo en este momento. Ahora sólo puedo preguntarme por qué no lo había hecho antes; soy consciente de lo afortunado que fui al encontrarme con una psicóloga con tantas cualidades, experiencia e integridad como Catalina.

D., 29 años

Antes de visitarme con Catalina tenía un mareo muy fuerte, una respiración muy acelerada i un sentimiento de profundo aislamiento…cosas tan sencillas como ir al super, o simplemente salir de casa me resultaban difíciles, me asustaba solo de pensar en ello. Podría poner cientos de ejemplos, pero todo se reducía a estos, a una angustia tremenda que no sabía de dónde venía. Temía que podría enloquecer, y más lo pensaba, peor me ponía.

El proceso que hice con Catalina me ayudó muchísimo, prácticamente he dejado de tener esos síntomas.

Gracias a las sesiones, entendí de dónde venían esos síntomas, aprendí a distinguir entre la realidad y mis “comeduras de cabeza”. También logré perder el miedo a las sensaciones corporales y dejé de pensar en negativo (muchas veces pensaba que podrían ocurrir cosas tremendas…no tenía ninguna razón para pensarlo, pero me venían esas cosas a la cabeza)

Lo que más destacaría de Catalina es la confianza i la calidez que me transmitió, su profesionalidad me ha hecho sentir en muy buenas manos en todo momento.

S., 23 años

Quan vaig decidir fer una teràpia va ser quan vaig sentir que estava vivint en una olla a pressió. Estic divorciada, tinc tres nens , una feina que m’ocupa moltes hores i en aquell moment una relació sentimental que començava a ser asfixiant i tòxica, em sentia agobiada amb totes les persones del meu voltant  i amb molta inseguretat per prendre les decisions respecte al meu present i sobretot al meu futur. Havia fet una teràpia anterior després d’una relació molt complicada amb una altra parella amb maltractament psicològic. Tenia la sensació que començava de nou el que he repetit a la meva vida moltes vegades.

Jo sabia que era un guió après de petita, vaig patir tota la meva infància maltractaments psicològics. Estava convençuda que ho havia superat, però en veure que tornava a repetir el guió estava clar que no era així.

Abans de començar el procés, em sentia angoixada, sense saber per on tirar i amb molta por i incertesa per cada passa que donava.

El meu procés ha sigut dur, he hagut d’anar superat i recordant molts traumes que no estaven curats. Tot i així estic contenta d’haver passat per tot allò, no tinc cap dubte que es una de les millor cosses que he fet en la tota la meva vida.

Ara em sento molt diferent, tranquil·la, amb ganes de marcar els límits ( abans no sabia fer-ho i ni tan sol detectava on eren aquests límits). La meva relació amb els meus fills, amb la meva parella ha millorat molt, però és a conseqüència que jo he millorat la relació amb mi mateixa. He començat a pensar en present i en futur, he acceptat el passat. I el més important per a mi és que he començat a pensar en el que vull i necessito per a mi.

Respecte a Catalina com a professional, en tot moment, em vaig sentir molt recolzada per ella, responia sempre que la necessitava. Em va ajudar molt la seva disponibilitat, la flexibilitat en les sessions i sobretot el recolzament que dona, m´he sentit acompanyada i mai jutjada, m’ha estat fàcil agafar confiança.

També crec que ha sabut entendre molt bé el que jo necessitava per poder fer el procés. (per la meva manera de ser necessito entendre molt bé el que faig i el fet que m’apuntessis bibliografia o les explicacions necessàries m’ha ajudat molt).

C., 52 años

El motivo de mi consulta inicial fue porque desde hacía unas semanas sufría pánico todo el tiempo y no tenía ni idea de lo que era ni de por qué me estaba pasando.

Cuando solicité ayuda, la verdad es que estaba muy mal. Mi vida había cambiado totalmente, no podía dormir, ni comer ni disfrutar de nada. Solo sentía miedo y tenía la sensación de que mi mundo se venía abajo y de que yo era otra persona.

El proceso me ayudó a entender qué es lo que me pasaba y lo más importante, de dónde venía todo eso. Lo más doloroso fue ver el porqué de todo ese malestar.

Fue un proceso relativamente duro, sobre todo, por descubrir esa “verdad” escondida y enfrentarme a ella. La terapia ha sido una especie de liberación y es gratificante ver la influencia positiva que ha tenido en mi vida.

Catalina es una profesional como la copa de un pino. Desde el primer momento, me sentí segura con ella, siempre me transmitió su entendimiento y empatía. Es una persona que hace muchísimo por sus pacientes y esto ayuda mucho en el proceso.

Le debo mucho a Catalina y sin ella no sé qué sería de mí (emocionalmente).

M., 36 años

El motivo inicial de consulta fue el distanciamiento con mi pareja. Aunque vivíamos juntos, no existía ninguna relación entre nosotros. Además de los continuos reproches, criticas y maltrato psicológico de ella hacia mi persona.

Y más tarde, la ruptura y consecuencias de tener un niño pequeño en común y su prohibición a que pudiese ejercer como padre.

Cómo solicité ayuda, estaba completamente hundido. Fatal, incluso pensaba que estaba loco, ya que el maltrato al que fui sometido fue muy intenso, continuo y agresivo.

El proceso me ayudó en volver a confiar poco a poco en mi de nuevo, a ir recuperando quien era yo, superar total y definitivamente la ruptura y perdida de mi pareja. Además en muchas otras cosas, ya que el proceso legal ha sido largo y me ha puestas muchas piedras en el camino.

Respecto a Catalina como profesional, destacaría su pasión y devoción por su trabajo. Se nota que le encanta, lo vive, lo cual te da mucha confianza y seguridad ya que ves que se interesa por tu problema.

A. 35 años